/projects

/Parque Central de Gelida (2006): M. Herce, M. Mayorga

El proyecto demuestra que podía recomponerse superficialmente parte del corredor vegetal y de agua suprimido mediante la canalización resultante de la construcción de un campo de fútbol sobre una riera. Se precisaba la aceptación de la reducción de sus objetivos de ocupación a la vez que se mostraba, que si se asumía el tratamiento de la contaminación de aliviados a través de un estanque humedal al final del recorrido del agua superficial, se dotaría al corredor de aguas de un caudal constante y regulado que incrementaría su potencial ecológico, amenazado por el incremento de la urbanización.

Es una solución consensuada: un parque lineal que rodea la zona deportiva y que se apoya en un canal de agua constante y en la continuidad de la vegetación, una plaza central pavimentada que se constituye en charnela de la continuidad transversal de la trama viaria con el parque longitudinal (pavimentación de la plaza con traviesas de hormigón que siguen luego hacia el espacio vegetado soldando visualmente el espacio) y, luego, un encadenamiento de terrazas de tierra contenidas por muros verdes que albergan el pequeño canal de resalto y regulación del agua. Al final, un estanque de humedal que ha de dejar pasar las avenidas extraordinarias y estancar las aguas bajas para su depuración, rematado en las laderas verdes del otro lado de las terrazas, donde están los pinares propios de la umbría de esa sierra.

Este proyecto, a medio camino entre lo urbano y lo rural, basa precisamente su objetivo en la combinación de posibilidades de las tecnologías del agua, la geotecnia, el pavimento y el riego y la iluminación. Y si es posible es porque se ha ido al porqué del funcionamiento de cada infraestructura y no a la dogmática de sus normas de concepción. Ya sé que son proyectos de poco porte, pero creo que justamente a través de ellos nos va a ser posible experimentar y crecer hasta poder consolidar entre todos una disciplina de infraestructuras, paisaje y territorio en la que los tres componentes reencuentren su esencia indisociable.